“La educación siempre es el motor de la juventud, el encante de la vejez, la decoración de la prosperidad, la comodidad y el refugio de la adversidad, pero sobre todas las cosas, la educación es la provocación de que el alma tenga gracia.”

San Agustín

Por el camino agustiniano del amor y la ciencia

Muchos nos preguntan qué tipo de educación damos a nuestros alumnos y qué nos diferencia de las otras opciones educativas a decidir. Y les respondo que es la formación.

Pero hay que explicar que significa la formación en un colegio agustino recoleto, para deslindar, ya que todas las instituciones educativas también desean formar. La formación que damos a nuestros alumnos es una educación integradora, que atienda a la identidad del hombre; en lo espiritual: su fe, en lo humano: sentimientos, valores y en lo académico al desarrollo de su inteligencia.

Esperamos formar y educar hacia una libre y progresiva identificación personal con Jesucristo, el hombre perfecto, forjando auténticos y buenos ciudadanos por el camino agustiniano del amor y de la ciencia.  En base a estas dos ideas; podemos individualizar tres campos de trabajo con nuestros alumnos: la educación en la fe, el desarrollo personal y el desarrollo de la inteligencia.

 

 

  • Campo del desarrollo personal o de formación humana

 

Con una atención de escucha, mirada cercana y personalizada a nuestro alumno, este campo está centrado en formar sus conciencias, tiende a fortalecerla a través de valores que humanizan, y a hacerla visible en actos y actitudes que manifiesten a Dios, Verdad absoluta. Entendemos por conciencia el conocimiento interior del bien que debemos hacer y del mal que debemos evitar.

“Nadie por la fuerza hace el bien, aunque sea bueno lo que hace” san Agustín Cof. 1,12.

 

  • Campo de la educación en la fe

 

Es la columna vertebral de nuestra institución, consiste en vivenciar el amor de Dios a través de un encuentro personal con Cristo y los hermanos. Encuentro que es el inicio para desarrollar un proceso de crecimiento y maduración de la Fe desde la pertenencia comunitaria  que lo lleve al educando a ser un protagonista competente y auténtico constructor de la Ciudad de Dios en nuestra sociedad.

Ese encuentro personal con Dios produce un cambio en los ojos, la boca, las manos, los oídos de la persona que ve en el hermano a Cristo mismo, a quién ama. Desde ese acontecimiento fundante el educando madura y crece en su fe por medio de la Enseñanza Religiosa Escolar y la transversalidad de la fe en los distintos espacios curriculares y convivenciales.

<San Agustín sabe muy bien que en la base de la vida en comunidad está la doctrina de Cristo que exige un amor al prójimo sin límites: “la medida del amor es el amor sin medida” (San Agustín, Carta 109,2). Esto lleva consigo, en una forma amplia, la convivencia humana y cristiana> F.A.E. (Federación Agustiniana Española); “que antepone las cosas comunes a las propias” (San Agustín Regla de Vida)

 

 

  • Campo del desarrollo de la inteligencia o de formación académica

 

Desarrollar la inteligencia significa ir más allá de la razón. San Agustín dice que la razón: “…se aplica al arte del honesto vivir (ciencia)” según las virtudes; la inteligencia fija su mirada “en lo eterno e inmutable (sabiduría)” De Trin. 15,6.10

De esta manera buscando un diálogo interdisciplinar, sin prescindir de los valores, motivamos a nuestros alumnos hacia la inquieta búsqueda de la verdad e ir construyendo sus conocimientos y desarrollando competencias que lo hagan protagonista de sus aprendizajes, de su vida y de la transformación de su comunidad.

Toda esta propuesta agustino recoleta para nuestra institución Santa Rita de Casia es nuestra carta de presentación, teniendo como lema:

“Una sola alma y un solo corazón dirigidos hacia Dios”

¡Bienvenidos a esta comunidad de amor!

Meet Our Team

Plugins your themes with even more features.